Estas aquí
Home > Empresas > Turismo > El último reino árabe de la península

El último reino árabe de la península

El último reino reconquistado por los Reyes Católicos tiene un increíble patrimonio histórico-artístico. En las calles de Granada se pueden encontrar elementos moriscos y cristianos. El palacio y los jardines de la Alhambra y el Generalife, junto con el barrio del Albaicín, han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La Gran Vía de Colón y la Avenida de los Reyes Católicos llevarán al visitante a los barrios y monumentos más importantes construidos en el Renacimiento.

Si quieres vivir una experiencia única, compra tus entradas para la alhambra y conoce su historia.

La colina rojiza sobre la que se levanta la Alhambra alberga la Alcazaba y los Reales Palacios Nazaríes. Este bello monumento con arte de los árabes y granadinos, construido entre los siglos XIII y XV, cuenta con numerosas salas conectadas con patios, jardines y fuentes. Sus intrincados detalles arquitectónicos se pueden apreciar en lugares como el Patio de los Arrayanes y los patios de los Leones, en el Salón de Embajadores o en la Sala Dos Hermanas.

En esta colina se encuentran también los Jardines del Generalife, residencia de verano de los monarcas nazaríes, y el Palacio de Carlos V. Este último es una construcción renacentista que alberga el Museo de Bellas Artes y el Museo de la Alhambra. El primero cuenta con una importante colección de artistas del siglo XVI, entre ellos Alonso Cano y Machuca. La segunda es una excelente manera de conocer el arte hispano-morisco de Granada.

El barrio del Albaicín se extiende sobre otra de las colinas de la ciudad. Las calles empinadas y estrechas conducen a los cármenes, antiguas mezquitas sobre las que se han construido iglesias (San Salvador, San Bartolomé o San José) y pequeñas plazas como San Nicolás y San Cristóbal. Estas dos plazas tienen hermosas vistas de la Alhambra y de los picos de las montañas de Sierra Nevada.

Entre las murallas, la Puerta de Elvira y la Carrera del Darro, el barrio del Albaicín esconde muchos otros tesoros. Los baños árabes (El Bañuelo), la decoración mudéjar del Convento de Santa Isabel la Real, la planta renacentista del palacio de Córdova y del Convento de Santa Catalina de Siena, o la impresionante fachada de la Real Cancillería son algunos de ellos.

 

Deja un comentario

Top