Estas aquí
Home > Empresas > La contaminación del Lago de Sanabria se intensifica y se empobrece radicalmente su biodiversidad

La contaminación del Lago de Sanabria se intensifica y se empobrece radicalmente su biodiversidad

Las administraciones implicadas incurrirían en nuevos delitos medioambientales

 

 

  • La reactivación apresurada de depuradoras y colectores deficientes ante la denuncia pública de contaminación, tras años de inoperatividad y falta de mantenimiento, ha arrastrado en las últimas semanas enormes cantidades de nutrientes fecales acumulados durante años en las infraestructuras.

 

  • Además, las Administraciones estarían acrecentando el daño sobre el ecosistema al diluir los vertidos de fecales con aguas pluviales deliberadamente canalizadas a los sistemas de depuración, una técnica prohibida por la UE.

 

  • Los científicos aportan nuevamente datos desoladores que alertan sobre el daño grave del fitoplancton, principal grupo de organismos que sustenta este ecosistema.

 

  • Los análisis entre octubre y diciembre alertan de la “indigestión” de nutrientes, fósforo y nitrógeno del lago y que ha acabado con el 87% de las especies del fitoplacton, pasando de 37 grupos acreditados en 2008 por la CHD a cinco especies en la actualidad (99% del biovolumen es Tabellaria fenestrata).

 

  • La ausencia de arquetas de control (obligatorias por normativa), evidencia que ni la Junta ni la CHD habrían controlado según reglamento las depuradoras, cuya ineficacia les constaba fehacientemente.

 

  • Frente a denuncias sociales y evidencias científicas, Junta y CHD niegan el problema y los únicos argumentos de la administración regional son atacar a la E.B.I. por ser un ente privado independiente y que la denuncia daña el turismo.

 

Zamora, 13 de Diciembre de 2013. Los estudios físico-químicos y biológicos desarrollados en los últimos meses (octubre-diciembre) por el equipo coordinado por el Doctor en Biología D. Antonio Guillén Oterino para la Estación Biológica Internacional (E.B.I.), han aportado datos sustanciales que permiten conocer el estado actual de deterioro de las aguas del Lago de Sanabria. Y las conclusiones principales son que la contaminación se ha intensificado notablemente en este periodo, se ha perdido gran parte de la biodiversidad del fitoplacton – esencial para mantener un agua de alta calidad- y se ha rebasado de manera alarmante los niveles de fósforo y nitrógeno del Lago.

 

De hecho, a juicio de los análisis realizados, las Administraciones habrían incurrido en un nuevo delito medioambiental al arrastrar al Lago de Sanabria grandes cantidades de nutrientes fecales depositados durante años en sistemas de depuración y colectores obsoletos, que en la práctica estaban funcionando como fosas sépticas. El efecto de arrastre se habría producido como consecuencia de la reactivación apresurada de canalizaciones, pozos y sistemas parados y sin mantenimiento durante años, por la negligente descoordinación y dejación de las administraciones públicas implicadas, ante la denuncia medioambiental pública realizada por la E.B.I.

 

Además de la impulsiva reacción administrativa, que habría precipitado al Lago grandes cantidades de nutrientes fecales, se habría agravado el problema al diluir de forma ilegal el nivel contaminante de las muestras de inspección, infiltrando aguas pluviales en los sistemas de depuración que han elevado el fósforo y nitrógeno a niveles alarmantes.

 

Conclusiones y diagnosis actualizadas del estudio científico y de investigación

 

Los últimos análisis y muestras científicas indican de forma evidente que el deterioro del Lago de Sanabria ha afectado de manera muy notable a sus características físico-químicas y biológicas y tiene su origen en el continuado aporte de nutrientes de origen antrópico (humano) que llegan a esta masa de agua como consecuencia de la inacción negligente de las Administraciones en los deficientes sistemas de depuración, como se ha denunciado.

 

La contaminación por vertidos deficientemente depurados, e incluso sin ningún tipo de tratamiento, negada por los máximos responsables de la Junta de CyL y de la CHD, continua produciéndose a fecha actual y está provocando un agravamiento de la situación diagnosticada y alertada desde la E.B.I. en los rigurosos informes científicos remitidos desde abril de 2013 a las Administraciones públicas (Junta y Magrama), sin que hasta la fecha se hayan adoptado medidas correctoras oportunas.

 

Lejos de atender el interés público y medioambiental, las administraciones responsables estarían incurriendo de nuevo en una grave negligencia, al dejar transcurrir el tiempo sin actuar.

 

Como consecuencia del continuado aporte de nutrientes no convenientemente tratados, el Lago está sufriendo una profunda transformación que afecta fundamentalmente a:

 

  • Las características físico-químicas del agua, con un notable empeoramiento de su calidad y consolidación de condiciones muy diferentes a las que debiera tener como sistema oligotrófico, así considerado en la actualidad por la Junta de CyL y por la Unión Europea durante años, además de por la propia CHD hasta el año 2004.
  • A la biodiversidad y riqueza de este ecosistema acuático sustentando en los organismos del fitoplancton y que en los tres últimos años ha sufrido un empobrecimiento drástico en su composición cualitativa y cuantitativa.
  • A los sedimentos que constituyen el depósito de nutrientes como el fósforo y donde está quedando reflejada la huella del impacto sufrido por el Lago en los últimos años.

 

Los estudios científicos realizados sobre parámetros significativos en relación a las muestras tomadas en octubre, noviembre y diciembre reflejan los siguientes resultados:

 

  • TRANSPARENCIA. Notable pérdida de transparencia del agua y, por tanto, su claro deterioro como consecuencia de la turbidez por el desarrollo masivo de fitoplancton y zooplancton provenientes de nutrientes de aguas no depuradas. Valores medios de visibilidad de 4,5m con oscilaciones entre 3,80 m y los 4,90 m., cuando hace escasos años la profundidad de visión alcanzaba los 12 metros.

 

  • CONDUCTIVIDAD. Una conductividad muy baja, un 20% menor a la media registrada en tiempos relativamente recientes (1996), como consecuencia del deterioro de la composición del fitoplancton. Los valores medios de conductividad registrados en estos meses son de 11,8 μS/cm con mínimo de 10,7 μS/cm y máximo de 11,9 μS/cm. Corresponden a valores muy inferiores a los publicados en la literatura científica (promedio de 14.9 μS/cm) y a toda la serie analítica registrada por la CHD desde 2006 hasta 2012 (no se disponen de 2013).

 

  • FÓSFORO. Las concentraciones de fósforo – determinante en los procesos de eutrofización puesto que limita el crecimiento de las algas y del fitoplancton- de  los meses de noviembre y diciembre rebasan de manera alarmante los límites que determinan procesos de eutrofización y ponen de manifiesto el gravísimo daño causado a este ecosistema.

 

Daño biológico: pérdida del 87% de la biodiversidad en los últimos cinco años

 

Todos estos datos relativos al empeoramiento de la calidad del agua están teniendo una gravísima repercusión en el ecosistema acuático y se han traducido en una fulminante pérdida de biodiversidad.

 

Basta leer cualquiera de los trabajos científicos relacionados con el estudio del Lago de Sanabria, el propio Plan de Ordenación y Gestión de dicho espacio o  revisar los datos registrados por la C.H.D. en sus análisis desde 2006 hasta 2012, y contrastarlos con los actuales para constatar un hecho incuestionable: el radical empobrecimiento biológico que han experimentado sus aguas. Este empobrecimiento es de extrema gravedad dado que afecta al fitoplacton, el principal grupo de organismos productores, que son los cimientos sobre los que se sustenta este ecosistema.

 

De hecho, según datos de la C.H.D. (14.10.2008), la diversidad del fitoplacton del Lago de Sanabria albergaba 37 tipos diferentes de especies biológicas, destacando Chroococcus minutus (22%), Teilingia granulata (13%), Geitlerinema (9%), Kephyrion sp (8%), Aphanothece (8%), Chysochromulina parva (6%) o Spititochrysis monorhiza (6%).

 

A día de hoy (02.12.2013) y según los informes científicos, únicamente se consignan cinco especies: Tabellaria fenestrata (98,71%), Aulcoseira granulata (0,91%), Staurodesmus (0,11%), Cosmarium (0,16%) y Staurastrum (0,11%). Además de representar el 98,7% de las especies muestreadas, la Tabellaria fenestrata por sus características biológicas desplaza al resto de especies al ocupar el 99,7% del biovolumen del fitoplancton. Se concluye que el alga microscópica que ha explosionado, junto al resto de parámetros indicados, prueban, sin lugar a dudas, un proceso de eutrofización que, si no se toman las medidas correctoras, llevará a una contaminación irreversible al Lago de Sanabria.

Deja un comentario

Top