Estas aquí
Home > Institutos Tecnológicos > Desarrollan un proyecto para reducir la demanda de calefacción y refrigeración

Desarrollan un proyecto para reducir la demanda de calefacción y refrigeración

El Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) participa en el proyecto INERSOL, que se centra en el estudio de la envolvente de un edificio y la incorporación de elementos bioclimáticos que reduzcan la demanda de calefacción y refrigeración. De esta manera se contribuirá al cumplimiento del Código Técnico de la Edificación y a la Directiva Europea de Eficiencia Energética en la Edificación–EPBD Recast, en la que se establece que, a partir de 2020, todos los edificios que se construyan en Europa tendrán que ser edificios de energía cercana a cero.

Hasta hace muy poco tiempo, los edificios, tanto residenciales como del sector terciario, se proyectaban sin tener en cuenta la influencia directa de los elementos bioclimáticos pasivos de la edificación en el consumo energético. En gran medida, esta forma de construcción tiene su origen en el desconocimiento de las posibilidades que proporcionan estos elementos para reducir el consumo energético, así como en la ausencia de soluciones estandarizadas fácilmente incorporables a los edificios; en otras palabras: aunque existían casas singulares, de elevada eficiencia, estas soluciones no se aplicaban o no estaban adaptadas a los edificios mayoritarios.

INERSOL está financiado por el IMPIVA y los Fondos Europeos FEDER de Desarrollo Regional. Gracias al impulso de estas entidades se promueve la cooperación entre centros como, en este caso, los Institutos Tecnológicos de la Construcción (AIDICO), de la Energía (ITE) y de la Cerámica (ITC) todos ellos miembros de REDIT, la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana.

En este proyecto se analiza el efecto de acumulación y disipación de calor de distintas soluciones integradas en un cerramiento. Estas soluciones van desde los sistemas multicapas, hasta los sistemas evaporativos (en los que la energía empleada en evaporar el agua se aprovecha para reducir la temperatura del cerramiento), pasando por los materiales de cambio de fase, que proporcionan una gran capacidad de acumulación de energía térmica en un intervalo estrecho de temperaturas o las fachadas vegetales.

INERSOL contempla una primera fase de simulación energética de las soluciones constructivas, que permitirá determinar el ahorro energético en un edificio que implemente estas tecnologías en condiciones reales de uso y conducirá a la configuración más adecuada de las soluciones propuestas. En una segunda fase se construirán una serie de prototipos con los que se realizará la validación de las diferentes soluciones y se analizará el coste económico de las mismas.

Deja un comentario

Top